site.content De Emociones y Cognición - StoryA Consultora

De Emociones y Cognición

Seguramente, mientras paseaba por la Antigua Grecia, Aristóteles hubiera dicho que las emociones son afecciones del alma acompañadas de placer y dolor. Un concepto que, hoy día, resulta un tanto emocionalmente binómica si la comparamos con la infinidad de emojis que reflejan nuestros estados emocionales. Como bien dice Aristóteles, el lugar donde reposaban placer y dolor era el alma. Añares después podemos afirmar que si bien no tenemos pruebas fehacientes sobre la existencia del alma, si sabemos que las emociones y nuestro cerebro están en íntimo contacto.


Sin embargo, estudiar las emociones no es algo sencillo, ya que son relativas a la persona en cuestión. Por ejemplo, observar una obra de arte o una película genera distintas emociones según la experiencia personal y la percepción de cada uno. Lo que para alguien puede significar una alegría inmensa, puede resultar en una angustia profunda para otra. Este interjuego entre emociones “positivas” y “negativas” genera un gran impacto sobre nuestra salud mental. Si bien no es fácil manejarlas, ya que a veces nuestras emociones nos generan desbordes y grandes confusiones, aprender a hacerlo resulta en una gran mejoría en la forma en la que nos relacionamos y hasta en nuestra toma de decisiones. Por ejemplo, en estudios relacionados en colegios, se vio que cuando a través de distintas estrategias y metodologías educativas se generaba un clima emocional positivo dentro del aula, el rendimiento de los estudiantes mejoraba con respecto a aquellos estudiantes que no había recibido tales metodologías. Factores como la auto percepción del estudiante sobre su propio rendimiento, la relación educador-educando, el sentido de humor del docente, resultaban claves para generar este ambiente emocional positivo que produjo esta mejoría en el rendimiento. 


Es bien conocido que nuestras emociones generan cambios en la forma en la cual guardamos nuestros recuerdos. Se sabe que los estados emocionales influyen tanto en la codificación, consolidación y evocación de nuestra memoria, generando una mejora en estos procesos. Por ejemplo aquellos recuerdos con un alto contenido emocional son afianzados de manera más robusta que aquellas memorias con un contenido emocional neutro. Esto se visualiza claro en pacientes con estrés post-traumático, los cuales poseen recuerdos emocionalmente intensos debido a la situación que atravesaron, la cual se consolida de manera muy robusta en la memoria, siendo recuerdos muy difíciles de manejar y de superar.


Para cambiar de ánimo, otro de los estados emocionales que también presenta una interacción muy interesante con nuestra cognición es la risa. Básicamente la ciencia avanza a través de las preguntas y la curiosidad, en este caso de un científico llamado Robert Provine, al cual se le ocurrió empezar a estudiar la naturaleza de la risa. Provine, llevando el laboratorio a la calle, empezó a observar cómo y cuando la gente se reía. Y alguna de las cosas que concluyó fue que: 

  • - Los seres humanos somos 30 veces más proclives a reirnos en grupo que cuando estamos solos. 

  • - La risa no puede ser forzada, ya que con mucha facilidad nos damos cuenta cuando alguien finge. 

  • - Las carcajadas monosílabas en forma de “ja ja” o “je je” generan que el umbral del dolor aumente debido a la producción de opioides endógenos.

  • - La risa afianza y ayuda a mantener las relaciones humanas. Dicho en palabras menos técnicas, la risa nos hace sentir mejor y nos hace sentir más a gusto con la persona con la que nos reímos.


Por estas razones y varias más, el humor es una gran herramienta para usar cuando estamos frente a otras personas. No solo porque aumenta las chances de que nuestro mensaje se retenga mejor en la memoria, sino también porque crea un ambiente emocionalmente positivo que nos ayuda a conectarnos con el otro.


Por ende, el manejo de las emociones es determinante en cualquier instancia de comunicación porque permite conectarnos con el público de manera efectiva.


Escrito por Alex Barbuzza para comunicacionenciencia.com

WHATSAPP   LLAMAR     (011) 15-4038-1031


ACERCAME TU CONSULTA

MIS REDES