site.content Me Estresa el Cortisol - StoryA Consultora

Me Estresa el Cortisol

Si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo es que no somos fan del estrés. Sin lugar a dudas, el término se ganó mala fama en el mundo de hoy. Pero, ¿qué es el estrés? 


Pagar los impuestos, rendir exámenes, dar una presentación en público, podrían ser definiciones con las que uno se encuentre identificado. Sin embargo el estrés es relativo a la persona. Esto significa que una situación estresante para alguien, puede no serlo para otra. Para hablar en términos más específicos, lo que sí es igual a nivel fisiológico es que estas situaciones estresantes y personales generan un aumento del cortisol. Esta hormona es la responsable de los efectos que se desencadenan en nuestro organismo ante este tipo de situaciones.


Imaginemos la siguiente situación: estás a minutos de subir al escenario a contar los resultados de tu investigación en un auditorio repleto de desconocidos. Practicaste tu speech unas 10 veces frente al espejo, registrando el tiempo, atento a la mayor cantidad de detalles. Transpiran las manos, te preguntas cómo reaccionará el público, si habrá preguntas y si las sabrás responder. Una vez concluida la charla te diste cuenta que olvidaste mencionar muchos puntos centrales. Entonces te preguntas qué te pasó y es ahí donde no queda alternativa más que echarle la responsabilidad al cortisol.


Recientes investigaciones han dado cuenta sobre los efectos moduladores del estrés sobre nuestra memoria. Los resultados indicarían que el factor estrés perjudica la evocación de la memoria, es decir la reactivación de nuestros recuerdos. Con lo cual, es esperable que estresada/o, frente a una gran audiencia, podamos olvidarnos lo que íbamos a decir aunque lo hayamos practicado más de veinte veces. 


Sin embargo, no se observó el mismo efecto a la hora de formar nuevos recuerdos, es decir en la consolidación de la memoria. Estudios realizados en colegios secundarios, donde los exámenes son un foco normal de estrés, revelaron resultados bivalentes al respecto. Se demostró que un examen, que genere estrés, puede mejorar o empeorar la memoria de los estudiantes según el nivel de retención de un aprendizaje que los mismos chicos tuvieron el dia del examen. Aquellos estudiantes con mayor retención de dicho aprendizaje, fueron afectados negativamente por el estrés, sin embargo, los estudiantes que retuvieron en menor medida el aprendizaje del dia del examen, mostraron una mejora. 


¿Qué significa esto? Que el estrés no solo genera efectos negativos en la memoria, sino que también puede mejorarla. Incluso, es necesario para el aprendizaje. Dicho de otra manera, un poco de estrés es bueno para aprender ya que eleva los niveles de atención y nos hace estar más concentrados en la tarea a cumplir. Sin embargo, niveles agudos y prolongados de estrés, no generan buenos resultados para nuestra memoria. En este sentido, mucho estrés durante periodos de tiempo prolongados pueden generar diversas patologías en nuestro organismo.


Así que volvamos a imaginar la misma situación, ahora desde otra perspectiva Estamos a minutos de compartir frente al auditorio nuestra charla, tan practicada frente al espejo, los nervios y el cortisol a flor de piel pero entendiendo, que es una respuesta adaptativa de nuestro organismo frente a situaciones estresantes. Eso logra que estemos con mucha atención a lo que nos sucede, para que podamos responder de la mejor manera posible a lo que nos toque enfrentar. Así le quitamos la carga negativa que le otorgamos al estrés, y nos quitamos de encima las idealizaciones a la hora de exponer. Lo importante es también, no depender únicamente de nuestra memoria y tener una serie de recursos que nos ayuden a resolver las situaciones que se nos presenten durante nuestra presentación para inclinar la balanza del cortisol a nuestro favor.


Escrito por Alejo Barbuzza para comunicacionenciencia.com


WHATSAPP   LLAMAR     (011) 15-4038-1031


ACERCAME TU CONSULTA

MIS REDES