site.content Multitasking o No-Multitasking, Esa Es la Cuestión - StoryA Consultora

Multitasking o No-Multitasking, Esa Es la Cuestión

Estudiar o leer mientras escuchamos música, a la par que pensamos qué contestar en el grupo de WhatsApp, mientras dejamos en el fuego la pava con el agua para el mate, que indudablemente terminará hirviendo, es una situación que como personas vivientes en el siglo XXI creemos que podemos lograr sin ninguna dificultad. Parecemos imitar de esta manera a cualquier multiprocesador electrónico capaz de realizar incontables tareas a la vez. Sin embargo los resultados - científicos y propios- nos alejan de esta visión. Creernos capaces de que nuestro cerebro puede realizar de manera eficiente y prestar atención simultáneamente a varias tareas, es uno de los “neuromitos” más engañosos. Resulta que la capacidad de nuestro cerebro para prestar atención a más de un evento a la vez es más limitada de lo que creíamos. Muchas situaciones vendrán a la cabeza del lector y se preguntaran: “¿como?, si yo hago todo eso y más.” Pero la pregunta no es si es posible, sino con qué efectividad lo podemos hacer.


Existen diversas pruebas para analizar la posible efectividad o fracaso del “multitasking” (multitareas en este continente). Muchas de ellas bien podrían realizarse con la familia entera reunida, un domingo de pastas. En uno de estos estudios, a estudiantes universitarios se les entregó una lista de palabras la cual debían memorizar. Un grupo de estudiantes solo memorizaba concentrándose en esta tarea, mientras que otro grupo realizaba, a la par de recordar las palabras, otra tarea como por ejemplo escuchar música o estar atentos y apretar un botón cuando dos palabras de dicha lista se relacionaban íntimamente, por ejemplo, perro y ladrido. Los resultados indicaron que el grupo con mejor memoria era el que solo se había concentrado en memorizar, mientras que el grupo multitasking, redujo significativamente la retención de palabras. Un dato pochoclero del estudio fue que cuando dos grupos escuchaban música, el grupo que escuchó canciones ya conocidas recordaba más palabras que aquel que escuchó canciones nuevas. Este estudio en suma con gran cantidad de pruebas, indican que cuando hay más de una tarea a la vez, compiten por nuestros recursos cognitivos limitados, de forma tal que ninguna tarea presenta el nivel de atención que requiere.


Previamente, en otra de nuestras notas se discutieron los Sí y los No de los slides de un PowerPoint a la hora de dar una presentación, “Los Slides no son Word” (http://comunicacionenciencia.com/notas/las-slides-no-son-word). Sin lugar a dudas que es una herramienta que se ha adosado a nuestra manera de presentarnos en frente de un público a la hora de brindar una charla. Tan así que es muy difícil disociarlos. Sin embargo, tal ayuda se nos puede volver en contra. ¿Cómo? ¿Qué ocurre en el cerebro de un espectador frente a esta situación? Como bien indica el nombre, creer que un powerpoint es un word es uno de los errores más comunes en el uso de dicha herramienta. A esta altura el lector podría intuir por donde pasa el problema de leer eternas slides a la par de un orador que no para de hablar. Y si, ¡tiene razón! A nuestro cerebro se le complica poder prestar atención a ambos estímulos, sin perderse nada. Es decir, que al final de la presentación, algunos recordarán más el diseño de las slides que la cara del orador y viceversa. Esto no solo implica una disminución en la eficacia del discurso, sino una merma en la memoria de los espectadores y por lo tanto una falla en la comunicación de algo que podría ser importante saber.


Evidentemente, pretender que el espectador esté atento a varios estímulos en simultáneo, es un error del comunicador. Pero, ¿qué alternativas nos puede proveer la ciencia? Una de ellas, basada en evidencia, indica que el uso de imágenes para reforzar lo que se está diciendo implica una mejora, no solo en el aprendizaje sino en la memoria, ya que el recurso gráfico complementa lo que se dice sino e implica un doble análisis de lo que se está escuchando o leyendo. Sirve como refuerzo del lenguaje oral. Es por este motivo que, en todos los niveles educativos, los libros de texto vienen acompañados de una gran cantidad de material gráfico, ya sea imagenes, videos si el formato es digital, hasta incluso memes.


Por ahora, hasta que algún día nos convirtamos en un mega-multiprocesador futurista, pausa la música, deja el celular en silencio y apaga el fuego antes de que hierva el agua y presta atención a lo que estés haciendo.



Escrito por Alejo Barbuzza para comunicacionenciencia.com


WHATSAPP   LLAMAR     (011) 15-4038-1031


ACERCAME TU CONSULTA

MIS REDES